Publicidad

El poder de la Naturaleza

Ni el poder económico, ni social,ni político,ni judicial…no hay nada que pueda enfrentarse al poder de la Naturaleza. Lo pongo en mayúsculas porque lo merece, el resto son poderes vanos y efímeros que intentan dominar el modo de vida ( y lo consiguen) de casi todo tipo de sociedades. Cuando estalla la Naturaleza, volvemos a lo que realmente somos : pequeñas anécdotas que intentan vivir como protagonistas de todo.

El caos que ha provocado el estallido del volcan islandés ha sumido al mundo occidental , por el momento, en un caos que a nadie deja indiferente. Económicamente viene en una de las etapas más difíciles de nuestra historia con una crisis de incierto decalaje y temporalidad. Ahora parecía, y solo parecía, que los datos de actividad económica europea despuntaban, aunque en España, el sector servicios – donde podemos incluir evidentemente el turismo-  que representa el 50% del PIB y el 43% de la cifra de ocupación, vá de capa caída.

En el año , la Variación Interanual en la cifra de negocios  está en – 0.9%  y el Personal Ocupado en un -2,6%. Pero el sector de navegación aérea con la fusión de Iberia y BA tenía toda la pinta de ir despegando poco a poco. Pero el estallido del volcan nos devuelve a la realidad : no somos nadie. Las cifras de pérdidas de las compañías hablan por si solas : dicen que en su totalidad pueden superar los 250 Mm de euros diarios. British A. entre 11 y 20 MM ; SAS entre 5 y 9 MM; Air France entre: ¡35 y 50!, al igual que Lufthansa…en fin, una barbaridad. Pero por supuesto, y por mucho que insistan las aerolineas, no hay nada comparable con el coste de una sola vida humana.

La nube de ceniza tiene efectos letales en los motores de los aviones. A altas temperaturas, se cristalizan las partículas volcánicas llegando a obstruir la circulación incluso del combustible. No es ninguna broma.

La única vez que he estado en un volcán aparte del Teide en Tenerife, ha sido en Guatemala , el volcán Acatenango cerca de la ciudad de Antigua Guatemala. La subida fué a pié, aunque había burros que hacian el trayecto. Era espectacular, una de las excursiones mas increíbles que he realizado, incluso mis “okupas” , que venían conmigo, estaban impresionados ( impresionarse por la naturaleza a los 14/15 años  ya és….). Cerca de la cima, donde vimos correr lava volcánica en activo ( eran pequeños riachuelos finitos de líquido humeante) y donde no podiamos acercarnos mucho debido a las peligrosas inhalaciones del gas, llegabas y tocabas la tierra, que estaba muy caliente. Impresiona.

En ese momento pensamos que , si explotaba aquello podria ser una inmensa catástrofe, asi que nos apresuramos un poco influenciados por éstos pensamientos tan “de cuidad”, y salimos de alli pitando. La bajada de la cima fué impresionante y divertida porque nos deslizábamos por las arenas volcánicas que parecia esquiábamos. Tuvimos que tirar las zapatillas.

Imaginando aquello, pienso en que medirse con la naturaleza no merece la pena, porque perdemos seguro. Asi que hay que mantener prudencia y por mucho que afecte a las cuentas de resultados de las compañías, no exponerse a la cuenta de resultados de coste humano.

Volcan Eyjafjalla. Islandia

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *