Despues de leer la noticia de que de jubilarnos a los 65 nada de nada, tengo la misma sensación que cuando termino mi “carrera” diaria.  Procuro hacer todo el deporte que puedo y mis circunstancias permiten , o lo que es lo mismo, corro una media hora ( nieve, llueva o haga frío) alrededor de mi casa cuando termino de trabajar. Como mi casa está en una cuesta-arriba, el llegar a veces me cuesta resoplar un poco , apretar los dientes y para arriba….. y a veces me parece que no llega nunca la parte del portal, que es mas llana.

Pues éso siento con ésto de que no nos dejan jubilarnos a los 65. Reconozco que me quedan unos cuantos todavía, pero también reconozco que cada vez menos y que la idea de jubilarme no me parece tan lejana….hasta hoy.

Llevo cotizando ni se sabe y reconozco que jubilarse a los 65 es , en la mayoría de los casos, una bendición ya que eres joven todavía para hacer muchas cosas y poder disfrutar de un tiempo que ya tienes olvidado en la memoria. Pero no, este desgobierno me lo vá a fastidiar. Es que hay que sostener el sistema. Claro, como no hemos tenido mas que 1,2 niños por media, resulta que las generaciones de los 60 en adelante pues que lo hemos hecho fatal porque no hemos pensado que “la pirámide” poblacional la hemos estrechado y hemos creado un pais de viejos.

Con lo que, no me puedo jubilar a los 65.

Pienso que, si hay que ajustarse a las nuevas circunstancias, por qué no se ajustan también los ex.políticos que tienen pensiones vitalicias sólo por haber ocupado un cargo publico un tiempo, los políticos/ políticas multiempleados  y demas cargos con duplicidad en las administraciones locales . Deberían ajustarse ellos también.

Igualmente se me ocurre que deberían pensar en que la barrera de los 45 años para la búsqueda de empleo es una norma social injusta, antes y ahora, un despropósito de magnitudes impresionantes, no solo anímicamente sino físicamente, pues nada mas y nada menos un “jubilado social de 45 años” tiene, según nuestros gobernantes, una vida útil de 22 años más….

Que las normas del juego cambien para todos.