Publicidad

La huelga general o la gran mentira general.

Nunca entendí aquello de que la huelga es un derecho democrático. No es cierto. Si yo quiero ir a trabajar, me encuentro piquetes, cerraduras selladas con silicona y encima sin transporte. Además, me quitan un dia de salario lógicamente, por faltar al trabajo.

Mientras tanto, los sindicatos, que en 20 años no sé que de positivo han hecho por mí, se les llena la boca con convocaciones masivas de gente a la que le van a quitar ese día de salario y a la que generalmente se les dice que el “patrón” abusa siempre de todo y de ellos los primeros . Sé que es una visión primitiva, pero nunca he cambiado de opinión en las huelgas que he conocido, que ya han sido unas cuantas. La huelga general es una llamada de atención brutal al Gobierno, pero en ésta ocasión me dá que todo está pactado, que parece como si las asociaciones sindicales “tuvieran que salir sí o sí” ha hacer “algo” mientras que han dejado años de inactividad absoluta en los que realmente el derecho al trabajo – que es el único derecho reivindicable de verdad- ha pasado a mejor vida. Hay que protestar y protestar a un Gobierno que han elegido ellos y dos veces consecutivas.

Que la reforma laboral, que es un inicio tímido inicio de que algo tiene que cambiar ante la precariedad y el oportunismo, no la quieren, que se les llena la boca con aquello de los “derechos”, pero….¿y que hay del mío de querer no faltar al trabajo? Resulta que el bien social mas preciado que tengo es precisamente lo que ellos no quieren que haga.

La polémica de los liberados sindicales, que hay miles, y cobrando de todos, ha saltado a la prensa internacional. Por éstos lares el otro día leía estupefacta que un tal sr. Pastrana, de no sé que sindicato, alentaba nada menos que a los abuelos de éste país llamado España, a su “huelga” particular, es decir :  a que no se queden con los nietos, no vaya a ser que los padres tengan la insana intención de abortarles una huelga que huele demasiado la tufillo político. La estulticia pasa a ser la protagonista. A ver si al tal sr. Pastrana le hacen huelga en su casa, y no le hacen la comida o no le abren la puerta. Lo que hay que oir…..

Que hay que castigar al Gobierno por su inoperancia, vale. Pero castíguenle en las urnas, no paralizando a un país que ya está paralizado entre otras cosas por el sencillo principio económico de que gasta más que ingresa. Y en esos ingentes gastos estan, entre otros despilfarros, los sueldos de miles de señores que no hacen nada por que mejore la productividad laboral.

Tengo la sensación de que la gran mentira es que los convocantes estan en un teatro donde llegada la situación, no tienen mas que apañar con el Gobierno tamaña estupidez. ¿ Por que no han actuado antes?….¿ que es lo que cambia ahora?, porque las cifras de paro siguen creciendo, pero como no van a crecer si la reforma laboral que se necesita no llega. Y éstos señores estan contra el tímido avance de reforma que el Gobierno no ha tenido mas remedio que proponer forzado por unas circunstancias que les vienen grandes desde hace mas de una legislatura.

Me siento estafada, que quieren que les diga.

Publicidad

13 responses to “La huelga general o la gran mentira general.

  1. De acuerdo, Srta. Ariza, pero si la despiden porque la empresa en la que trabaja prevé una disminución de sus ingresos (fíjese que digo ingresos, no que esté en pérdidas ni siquiera que vayan a disminuir sus beneficios, y como usted sabrá, una disminución de ingresos no tiene por qué significar lo mismo para los beneficios) y le indemnizan con 12 días por año trabajado (los otros 8 los paga el FOGASA) en lugar de con 45, no se queje (antes la empresa no podía aducir este argumento como causa de despido procedente. Ahora sí). Yo si podré quejarme porque al menos estoy y voy a seguir protestando. Por cierto, totalmente de acuerdo con muchas de las cosas que dice acerca de los sindicatos (añado mayoritarios, no todos), cuya regulación hay que modificar imperiosamente en aras de su independencia para que se dediquen a defender los intereses de todos los trabajadores.

  2. Gracias por su comentario y su análisis, aunque creo que una disminución de ingresos implica directamente que el beneficio o no existirá o se verá afectado negativamente, pero yo no defiendo que la empresa se beneficie indefinidamente, lo que creo razonable es que en tiempos difíciles si no se facilita la flexibilidad en el trabajo, el empleo se perderá inmediatamente, y para mí es un bien demasiado preciado, mucho mas que las indemnizaciones que puedan darme por cerrar la empresa. Prefiero, personalmente, que no cierre, y ajustarme en lo posible para que el empresario pueda continuar produciendo y yo conservando mi empleo. Por supuesto que entiendo su postura, porque es difícil esa relación “idílica”y está en su pleno derecho de protestar y seguir haciéndolo. Pero personalmente pienso que juegan con ésos sentimientos porque nunca he visto a los sindicatos movilizarse por nada, o como usted apunta, a los mayoritarios. Hay agentes sindicales no conocidos que sí que defienden racionalmente los intereses a los que representan.
    Por cierto, soy independiente, trabajo por mi cuenta. Pero toda mi vida laboral he sido asalariada, y como mujer mayor de 40 años nunca ningún sindicalista ni sindicato me ayudó a nada. Tiene usted mucha razón en que la regulación de los mismos debe implicar su inmediata independencia, y lo deseable es que no tengan que “defendernos” tanto…. un saludo.

  3. Gracias por responder. Un par de respuestas a sus comentarios:

    1. En mi opinión, ese eufemismo de “flexibilidad laboral” que en realidad significa despido barato o, en el límite, gratuito, no está correlacionado con una baja tasa de paro. Un ejemplo: EEUU, que tiene una gran “flexibilidad laboral” ha visto duplicarse su tasa de paro durante esta crisis, mientras que, por ejemplo, Alemania, que tiene un buen e inteligente sistema de protección contra el desempleo, ha mantenido su tasa de paro casi invariante. El argumento de partida es uno de tantos con el que el poder económico nos machaca para que asumamos lo que quieran hacer con nosotros.
    2. La huelga es contra el poder ejecutivo y el legislativo, no para apoyar a los sindicatos. Por tanto, dar argumentos en contra de los sindicatos me parece muy bien, pero en otro ámbito, no como excusa para no apoyar las movilizaciones. En mi opinión, y aunque todas las posiciones pacíficas son respetables, sólo hay tres perfiles que no irán a la huelga: poderosos, insolidarios e inconscientes.

    Por último, enhorabuena por el blog. Yo también soy bastante partidario del análisis fundamental como método racional de inversión.

  4. Bueno pues ya estamos clasificando y clasificando con adjetivos que no podemos decir que sean positivos… Hagamos algunos números: hay unos 20 millones de empleados, de la encuestas alrededor del 20% dice que va a hacer huelga, es decir en este país hay 16.000.000 de poderosos, insolidarios e inconscientes y solo 4.000.000 de humildes, solidarios y conscientes. Francamente si es así, que el ultimo apague la luz.

    Ana 100% (básicamente) de acuerdo contigo.

    Saludos

  5. En este país solo se habla de la Subvención de los sindicatos y aquí reciben dinero hasta las mosca por ejemplo ONG, Iglesia que son un nido de pederastas, Ejercito y Empresarios Corruptos Monarquía ETC. A sin que YO VOY

  6. Fernando, yo no clasifico, sino que califico a cada cual según sus acciones y el marco en el que las lleva a cabo. Por cierto que me río yo de las encuentas acerca de la intención de los trabajadores de ir a la huelga que realizan y publican los medios de desinformación de masas que, por su propio interés, están intentando por todos los medios desmovilizar a la ciudadanía.

    KIKE, de acuerdo contigo en que hay que eliminar las subvenciones a sindicatos, iglesia y resto de organizaciones chupópteras de este Pandereta-land en el que vivimos.

  7. Bueno, con sinceridad, me dá la sensación de que esta huelga tiene un efecto pernicioso : por una parte estoy contigo, huelguista, de que hay que protestar contra un ejecutivo que no ha hecho sus “deberes” en ningún momento, pero los sindicatos tampoco lo han hecho y son los convocantes, de tal forma que parece que si vas a la huelga apoyas su comportamiento, y si no vás parece que apoyas al poder ejecutivo….yo entiendo que Fernando quiere trasmitir algo de ésto.
    Y a Kike le comento que aunque básicamente la sensación de dar a todo el mundo subvenciones es cierta, en el caso de la Iglesia yo miraría la cantidad de obras en Cáritas Española que están haciendo. Tienen que cambiar muchas cosas, muchas actitudes en la Iglesia para amoldarse a unos tiempos donde parecen no querer adaptarse, pero no hay que olvidar que hay muchísima gente de Iglesia que está haciendo una labor impagable : Cáritas Española está ayudando a muchas familias a salir adelante, y el padre Javier Baeza, en los suburbios de Madrid azotados por la droga sobre todo, está dándonos una lección de caridad que muchos sacerdotes como tales, deberían aprender. No me gusta el poder de la Iglesia en general, pero dentro de ella hay gente impresionante.

  8. Mis amigos los huelguistas me dejan un dia en tierra. Independientemente de que realmente pienso que es todo un teatro de lo absurdo y de que me afecta directamente, no creo queen un pais que se considera “serio” (¿?)no dejen aterrizar un avion internacional en los aeropuertos españoles. En fin, llevo un tiempo en tierras latinoamericanas con billete de regreso…..el famoso y fatídico 29. Pues no, no me dejan, tengo que esperar a ver si es verdad que ese teatro sirve para algo más que fastidiar al sufrido ciudadano, entre los que me encuentro…en fin, que siempre pagamos los mismos, de uno y otro lado.

  9. Esta huelga es una pantomima de los sindicatos y yo no la apoyo ni mucho menos, es una huelga que ni mucho menos viene al caso, si querían hacer una huelga para protestar por los intereses de los trabajadores la tenían que haber convocado hace año y medio, dos años. Y lo que me parece mas lamentable todavía es que encima yo y todos mis compañeros del trabajo que pensábamos ir a trabajar no vamos a ir por temor a unos vándalos que se hacen llamar piquetes, ya que la mayoría de mis compañeros tienen que desplazarse en coche y como es en un polígono se exponen a que cuando salga de ganarse la vida honradamente se encuentre el coche con las lunas rotas. Para hacer una huelga y protestar por algo lo primero que hay que hacer es respetar. Menos mal que de lo malo no perdemos el día, la empresa nos lo ha dado libre…

  10. Efectivamente, sonoqueto. Esto viene de hace mucho tiempo…y no han hecho nada y me pregunto por qué aunque es fácil adivinarlo : convivencia entre sindicatos que no hacen nada y gobierno que hace que entre todos los mantengamos…. Lo de los piquetes es algo inaudito. Y siguen saliendo en la foto, tan democráticos que son que dejan que los vándalos no dejen realmente hacer a cada uno lo que le dicta su conciencia. Puedo asegurarte que porque me han dejado en tierra, pero si no, iría a trabajar a toda costa , incluidos los vándalos. Suerte y gracias por tu comentario.

  11. jaja, ejem. aunque las formas de jaco no son las más correctas seguro que si que resultan efectivas.

    se echa de menos artículos, alguno, en torno al título del blog!!! en los últimos Meses

    espero que sepas encajar la crítica de cara al inicio del 4T y cambiar el chip editorial.

  12. Los comentarios anteriores, sí que son Fundamental.Fundamental puntual (aunque alguno lo dude).Ana un saludo estoy contigo.
    a continuación dire algunas cosas.
    La huelga convocada el 29-S, surge como respuesta a la reciente reforma laboral.
    Se puede argumentar, con razón, que llegó un poco tarde, simplemente porque la reforma laboral ya estaba aprobada.Solo podrá modificarse si la deroga otro gobierno o la altera .Y eso un gobierno del PP munca lo hará, pq llegará a continuar la obra de este.

    Esta crisis no ha sido provocada por la inmensa mayoría de la población, sino por una pequeña minoría de especuladores ligados a la gran Banca que, con el pretexto del estallido de la “burbuja” inmobiliaria y financiera, la han trasladado a la economía real vía saqueo de las arcas públicas (con la colaboración de gobiernos cómplices) y la supresión drástica del crédito a empresas y familias, provocando miles de quiebras, y millones de parados.
    Los sindicatos han actuado de forma muy complaciente, firmando ‘pactos sociales’ que libraban de responsabilidad al gobierno de turno por las mermas sociales, pactando ERE’s a nivel autonómico o nacional, y beneficiándose de la gestión de la formación para desempleados.
    Habia que pedirles cuentas de los miles de liberados viviendo a cuenta de los demás compañeros. Pero por suerte o desgracia solo los sindicatos pueden movilizar al pueblo para defensa de sus derechos. Pero NOOO con esas directivas. Directivas FUERA Y YA..En Argentina pasa lo mismo con las directivas de los sindicatos..SUPERCOMPLACIENTES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *